jueves, 23 de febrero de 2012

Queridos alumnos

Me dirijo a vosotros sabedor de que en vuestra inocencia juvenil no llegáis a ver toda la mentira que hay detrás de las actuaciones de los mayores. O mejor, para ser ecuánimes, de una parte de los mayores: no vayan a pagar ahora justos por pecadores y convirtamos a todos los adultos en falseadores de la realidad y agitadores profesionales. Sé a ciencia cierta que hay mucha gente de edad que trabaja duramente, que no miente, que no manipula, que no se inventa fallos en el funcionamiento de la calefacción y que no registra dominios en Internet referidos a hechos que aún no han sucedido. Como si viajaran en el tiempo montados en un haz de neutrinos. Aunque igual es justamente esto lo que están haciendo: superando la velocidad de la luz están volviendo atrás en el tiempo, a principios del siglo XX, y con ello a la manipulación, a la tergiversación pura y dura de la realidad y a la utilización de inocentes jóvenes para sus perversos objetivos. Objetivos estos que no son más que pataletas de niño enfado porque le han quitado la tarta de chocolate, es decir, le han quitado el poder, y con ello todos los privilegios de los que han gozado durante muchos años sin pegar ni sello.

No llego a entender que de golpe os creáis lo que os dicen algunos padres o profesores o que sigáis las consignas de personajes ajenos a vuestro instituto, vagos y maleantes profesionales, con sus rastas de rigor, sus perros esperando en la esquina mientras ellos os engatusan tocando la flauta, como si estuvierais en el pueblo de Hamelín. A no ser que estos “jóvenes” estudiantes de instituto de 23 y 24 años, identificados y detenidos en los pasados días, sean al mismo tiempo vuestros camellos. En ese caso tendríais la eximente de no querer acabar con vuestros principales “colegas” y hasta ídolos. Y eso lo entiendo: las funciones básicas de los institutos de hoy en día ya sabemos que son, gracias a los 8 años de desgobierno de ZP&Co., la educación sexual, o mejor llamarlo la incitación al sexo animal, a diestro y siniestro, sin importar con quién ni por qué ; el consumo de todo tipo de sustancias prohibidas “oficialmente” (por culpa del fascismo y el PP, claro está), pero recomendadas por vuestros simpáticos docentes y, cómo no, la revuelta callejera como distracción semanal ante el tedio de tener que estudiar temas tan carcas como la ética, la historia o la moral.

Tanto Internet, tanto WIFI gratuito, tantas apps para descargaros, tanto Whatsapp, tanto Twitter y tantos lectores de libros electrónicos vendidos en estos últimos meses (lo que debería de llevar asociado la carga de libros y su lectura), y no sois capaces de daros cuenta de que os están manipulando siniestramente pero que bien encaja aquí la palabra siniestro!), de que detrás de vuestro enfado, comprensible e igual hasta justificado en algunos casos, no hay nada más que la rabia de los desposeídos (del poder) y el aburrimiento de los perroflautas de turno que con la ola de frío necesitan urgentemente algo de fiesta, algún asalto a una tienda de ropa y algo de sangre para poder reclamar indemnizaciones, solidaridad y limosna y poder llegar sin sobresaltos a la primavera, al buen tiempo, las raves, la playa y la vida al sol que mejor brilla; mientras el resto de la sociedad, léase la derecha reaccionaria, la iglesia, los bancos, los empresarios o la gente de Intereconomía y del ABC, trabajan desde el amanecer hasta el ocaso para mantener el tren de vida, ocioso, inútil y siniestro de estas garrapatas de la sociedad.

Usad vuestra capacidad intelectual, intentad ser objetivos, navegad por una vez por Internet buscando algo más que música gratis, gadgets o ebooks que jamás leeréis, y repasad un poquito, aunque sea un ratito, entre caña y caña, entre porro y porro o entre asalto a tienda y destrozo de cristaleras, la historia de la manipulación de la izquierda, lo que fue el “Agitprop” bolchevique o la desfachatez y las mentiras continuas y públicas de los líderes sindicales y de los partidos de izquierdas en España y en el resto del mundo.

Dejad de ser marionetas en manos de personas que usan palabras bonitas, que juegan con vuestros sentimientos más nobles, para buscar simplemente su propio beneficio.

Sed objetivos, analizad la realidad, estudiad, comparad, contrastad, en resumen: sed personas inteligentes y no simples herramientas en manos de los manipuladores profesionales, de los descarados líderes sindicales que viven mejor que cualquier empresario, de los políticos derrotados y defenestrados en las urnas que de golpe no saben cómo mantener su antaño sobrado tren de vida y que de la noche a la mañana ya no respetan ni las instituciones, ni las leyes, ni la verdad. (Bien pensado la verdad no la han respetado nunca)

Despertad, o seréis carne de cañón, como en otras épocas, de la demagogia, de la mentira y de la desfachatez de la izquierda, aniquiladora, por definición y por demostración científica a lo largo ya de siglo y medio, del ser humano.

Atentamente

6 comentarios:

  1. De lo mejor que te he léído, se nota que Ciudad Capital te inspira.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay una diferencial sustancial entre estas revueltas estudiantiles y aquella tan falsa como glamourosa del mayo 68. En la francesa, fue mítica la frase del alcalde de París, que llamaba imbéciles a los estudiantes porque veinte años después serían notarios. Por contra, en esta nuestra tan española, y dentro de veinte años, los que se enfrentan a la policía irán reclamando un subsidio que aunque lo reciban no les sacará de la exclusión social ni de la indigencia moral.O tempora, o mores...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:44 p. m.

    ¡Vergonzoso! es la palabra para este artículo,estoy segurisima de que tu no has presenciado los acontecimientos ocurridos en Valencia,porqué Yo si lo he echo,soy alumna del Luis Vives,he vivido de cerca todo lo que ha pasado.He visto la desmesurada carga policial,como los medios han tergiversado lo que hacemos y como los partidos políticos intentan utilizarnos para atacarse unos a otros.
    Pero no nos cansamos de decir que no luchamos por una ideología,luchamos por una educación pública de calidad la cual nos están quitando a base de recortes.Y pensamos por nosotros mismos por mucho que os cueste de creer,no nos manipula nadie.
    Y yo esta semana he ido a las movilizaciones si,pero estaba una hora o dos y luego me iba a casa a estudiar,porqué estamos de exámenes y al contrario de lo que tu piensas,estudiamos y mucho.Así que deja de despotricar por la juventud española de la cual no tienes ni idea,y piensa que por muy mal que te caigamos somos el futuro y si nos siguen recortando en educación poco futuro vamos a tener.

    Un saludo poco cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús Ramiro Chus8:58 a. m.

      Amiga anónima. Entiendo que en tu demostrada ignorancia no quieras ver la realidad que te rodea, no hay más tonto que el que no quiere ver, tú misma. Pero por favor, si dices que después de la "mani" te vas a estudiar, yo te creo, pero estudiar no es sentarte delante de un libro de texto, es leerlo y hasta intentar comprenderlo. Y te digo esto porque leer tu primer párrafo ya da miedo, mi hija con 10 años hace tiempo que no comete las faltas de ortografía que tienes, anónima chica de Instituto que encima dices ser "nuestro futuro"... "he echo" por dios, no te han dicho nunca que lo primero que se echa es la h, el del verbo "hacer" es con "h" hija mía, y qué mala suerte, el tuyo es del verbo "hacer". Y si quieres seguimos con tu primer párrafo y los acentos puestos de forma totalmente aleatoria a ver si hay suerte: "segurísima" es esdrújula y lleva tilde hija mía. Y siguiendo con tu primer párrafo "porqué yo": "porque" no lleva tilde, es una conjunción ¿te suena del cole amiga anónima? y tú lo que has escrito es el sustantivo que sí lleva tilde "el porqué de las cosas". Resumiendo amiga anónima: estudia más, aprende a escribir (si quieres le digo a mi hija de 10 años que te enseñe) y asúmelo, te están manejando los mismos que han sacado unas leyes que hacen que tú estés en el Instituto y no sepas escribir..., piénsalo ¿no será que eres mucho más fácil de manejar cuanto más ignorante te hacen ser? Lee mucho, piensa, debate con los amigos, escucha a los mayores, respeta a los demás y sobre todo, menos quejarte de la policía, la sociedad, etc.. y más hacerte como persona mediante el esfuerzo y una buena formación. Estás a tiempo amiga anónima, pero no te duermas, ok?

      Eliminar
  4. He visto entrevistar a "estudiantes" de más de 30 tacos que no sabían ni expresar lo que estaban reclamando acompañados de ancianos relamidos de la época el boniato a los que faltaba el mecherito encendido en la mano.

    Dedesde luego, yo se a quien no van a engañar pero me pregunto donde están los padres de esos chavales, quizá ahí esté el problema.

    ResponderEliminar
  5. Buen repaso de la juventud indignada valenciana, Ernesto.
    Por lo que observa, se ha puesto de moda el término "revoluciones" y este se utiliza para cualquier cosa y con distinto significado. Bueno... se ha puesto de mida, o lo han puesto de moda.
    De todas formas, qué lejos caen las anteriores, como bien dice Reinhard.

    Un saludo.

    ResponderEliminar