jueves, 16 de mayo de 2013

Más allá de Leverkusen


A raíz del (por una vez y sin que sirva de precedente) excelente reportaje sobre el RCD Español y su mítica campaña en la copa de la UEFA de la temporada 87/88 del siglo pasado, emitido antes de ayer por el canal deportivo de la televisión autonómica catalana (la “seva”),y que aún podéis disfrutar todos aquí, los pericos hemos revivido momentos inolvidables de nuestra vida, que se han visto reflejados de inmediato en un aluvión de comentarios e intercambio de fotografías y recuerdos  en las redes sociales, tan básicas en nuestras relaciones de hoy en día como lo eran para nuestros mayores las tertulias en los bares o los cotilleos en las peluquerías (por aquello de la paridad). Suerte que muchos de nosotros hemos sabido mantener las tradiciones y seguimos optando por las agradables conversaciones en los bares, eso si, conectados al mismo tiempo a los entornos virtuales, no vaya a ser que una charla precise de un soporte gráfico, como una fotografía de Lauridsen, o que otro contertulio no se acuerde de la alineación ante el Málaga en el tan recordado partido de promoción para evitar el descenso en la Rosaleda el 16 de Junio de 1990. También del siglo pasado.

La tradición, transmitida de padres a hijos, parte importante en la historia de cualquier club de fútbol, pero mucho más visible y real en una entidad pequeña como la nuestra, familiar, en la que nos conocemos casi todos y en la que predominan las familias de varias generaciones acudiendo juntas al campo. Como ya hacíamos la mayoría en Sarriá. De muy pequeños el recorrido era ir a Misa, seguido de una paella y la clásica ensalada mixta en la Manigua con el “Avi”, un último café en el Sarriá 82 y a tribuna, sentadito entre padre y abuelo, a la espera del primer gol y del excelente “Pepito de Ternera” en el descanso; de mayor varió un poco, sustituyendo la Manigua por el Flores de Mayo,  el último café por el último trago y la comodidad de los asientos 5 estrellas por la aventura y diversión del mítico Gol Sur, pero la esencia seguía allí, imperturbable, inasequible al desaliento, metida en vena y parte de nuestro ADN blanquiazul.

Pero en esta larga historia de alegrías y penas, epopeya más que centenaria en una lucha atroz contra viento y marea, esa televisión que ha tenido el detalle de emitir el reportaje en cuestión, llamada TV3, “la nostra”, aunque para nosotros siempre será la “seva”, ha sido, es  y siempre será el enemigo a odiar. 
Bien hizo ayer mi amigo Willi en recordármelo, ante mi inicial euforia después de ver a mis ídolos desfilar por la Ciudad Deportiva de Sadría,  comentando mil y una anécdotas de esos maravillosos años a las nuevas generaciones de jugadores españolistas que se están formando ahí y ver los resúmenes de nuestras épicas victorias contra Borussia, Milan, Inter, Vitkovice, Brujas y Bayer Leverkusen.

Porque, analizando de forma objetiva  y desapasionada el reportaje de la televisión nacionalista y culé, de pensamiento único y adoctrinamiento constante en línea con medios similares como el Pravda, las actuaciones de la STASI o los actuales RRPP de Corea del Norte,  el propio título (“Marcados”) ya encierra un aire negativo, de condescendencia, de resaltar solamente esa temporada, histórica y muy recordada por nosotros, pero trágica al fin y al cabo, como si no hubiera habido momentos gloriosos en los 113 años de historia de nuestro Club.  Si a esto le añadimos la usual manipulación de la realidad social que hacen los medios nacionalistas de cualquier evento, ocultando la pluralidad, como  por ejemplo la existencia de otras banderas en Sarriá aparte de la “senyera”, parte ésta de nuestros colores pero en ningún caso única ni homogénea representante de nuestros sentimientos, o mostrar solamente un trozo de la “torcida” que cubría parte del Gol Sur para no descubrir los símbolos y sentimientos reales que impregnaban y siguen marcando el sentir de los españolistas, pues estamos dónde siempre.

Un excelente reportaje para hurgar un poco más en la herida, para hacer daño,  para manipular a las nuevas generaciones de seguidores españolistas ocultando las partes gloriosas de nuestra historia, el verdadero sentir de los aficionados y la autenticidad de un equipo barcelonés, catalán y español.

Por mucho que me haya gustado el reportaje, por cien lágrimas que haya derramado recordando a Lauridsen, a Orejuela, a Losada, a las gradas de Sarriá, a los bares de los alrededores y a mis familiares, amigos y camaradas ausentes, no me van a engatusar con esta treta. Ni a mí ni a ninguno de mis lectores.

Conociendo encima a los actuales gestores del Club, con el enfermizo nacionalista Collet, el “Vago de Argentona”, al frente de una directiva más interesada en agradar al poder, en seguir punto a punto los mandatos de la dictadura imperante y obsesionado por arrimar el ascua a sus sardinas, léase a sus intereses particulares,  este buen reportaje no es más que un dulcificado premio de consolación que se recrea en una hazaña histórica, pero, al fin y al cabo, en una derrota que tan bien aprovecharon los medios de comunicación del sistema para sacarnos, por primera y única vez, en todas las portadas, a todo color y con grandes titulares. Recreándose.

¿Marcados? El Real Club Deportivo Español y sus seguidores no estamos “marcados” por Leverkusen. Lo recordamos con nostalgia y cariño, como una hazaña contra grandes equipos que poco tiene que envidiar a las grandes actuaciones del otro equipo de la ciudad, más bien lo contrario.

¿Marcados? Y tanto, pero por una historia familiar, de sentimientos nobles, deportiva, que se inició en un lejano 1900 como reacción a una ya incipiente dictadura de los suizos hacia los verdaderos barceloneses, hacia personas libres, catalanas y españolas que no necesitan prebendas, ni apoyos mediáticos, ni regalos de carnets de socio por trabajar en el metro, ni subvenciones, ni créditos encubiertos que jamás devolverán, ni recalificaciones de terrenos para construir su campo.

Una historia que atesora no solamente derrotas, sino también grandes victorias, promociones, Copas del Rey, Tamudazos y Delapeñazos, éxitos y hazañas que pocas veces vemos retratados a lo grande en los medios de comunicación del régimen culerdo.

Por ello, un reportaje cada tantos años, aunque sea bueno y emocionante verlo, como burla final a una historia centenaria, no nos hará cambiar de opinión. Ni nos van a embaucar a estas alturas.

TV3 sigue siendo la misma. La seva. Y su equipo, el del poder, el del adoctrinamiento desde la incubadora al nicho, el otro equipo de Barcelona, sigue siendo el enemigo.

Puta Barça y puta TV3.


7 comentarios:

  1. Por supuesto que nunca nos van a hacer cambiar de opinión a estas alturas, y aunque reconozco haber sido el último en emocionarme y hasta soltar alguna lagrimilla, (digo el último, porque estaba fuera de España, y no pude verlo hasta ayer), todos tenemos claro el posicionamiento de una TV3 "La Seva", televisión al servicio fascista de un Club (en lo deportivo), en lo politico ya ni hablo, y estoy seguro que este documento se ha hecho, mas por cabezoneria de Oriol Vidal, que estoy seguro, es de los pocos "pericos" autenticos de "La Seva", y aunque el nombre Marcats, no me convence, el apellido, si, "Mes Enllà de Leverkusen" porque nuestro Club, siempre tendra un mas alla, de tragedias o de alegrias. Y si esperas reportajes sobre Tamudazos, Delapeñazos, ó incluso la tragedia de Dani Jarque, siempre tendremos que esperar que en ese momento la Rata Hormonada Argentina, no padezca un proceso febril, que sin duda es lo mas importante. Puta Bar$a, su TV, sus colores y sus Ruas.

    ResponderEliminar
  2. Rosario1:16 p. m.

    Me encantó el reportaje. Y yo, a lo mejor porque soy mujer y me estoy haciendo mayor, no solté alguna lagrimilla...estuve llorando como una magdalena. Pero si es justo felicitarlos por el reportaje, también es justo decir que efectivamente esta TV no es nuestra televisión pública, que es la seva, que siempre ha sido injusta con el Español y que jamás hemos tenido apoyo ni de esta Tv ni de ningún medio de comunicación. Odio eterno a TV3, la seva.

    ResponderEliminar
  3. marcos tomas4:36 p. m.

    Totalmente de acuerdo. El reportaje fue emocionante, pero tven3 sigue siendo una bazofia al servicio del enemigo. A muchos no nos pueden engañar...

    ResponderEliminar
  4. Pues mira tú por dónde que yo ni vi el reportage. Lo veré ahora, gracias al enlace que pones.
    Hasta ahí llega mi boicot a TV3, que ni me entero de lo unico que puede valer la pena.
    De todas maneras decir que yo, viviendo lejos de BCN, estuve en Sarriá de niño, y lo disfruté... y recuerdo la final contra el Bayern, y las lágrimas. Y en cierto modo os tengo un poco de envidia (sana) por todo lo que vivisteis domingo a domingo en el campo, oliendo a césped, cantando... Poco puedo deciros que no sepais, y mucho podeis decirme que ni me imagine.

    Força Magico!!

    ResponderEliminar
  5. El Flores de Mayo...la nostalgia que da paso a la melancolía.

    ResponderEliminar
  6. Marcoss7:27 p. m.

    Es, como siempre, excelente.

    ResponderEliminar
  7. Hombres decisivos en las eliminatorias previas como Lauridsen, Pineda, Valverde... por qué no jugaron? El soberbio de Clemente nunca lo ha aclarado.

    ResponderEliminar