miércoles, 19 de octubre de 2011

Caen las hojas en otoño..


..y los políticos corren como galgos condenados a ser colgados de un árbol,  en busca de cobijo ante el crudo invierno que les acecha.

De entrada me disculpo por el “engaño” en el título del artículo, que sin lugar a dudas induce a pensar en una aportación poética.  Supongo que la melancolía ha podido conmigo al leer la entrevista a Sánchez-Dragó sobre su nuevo libro, autobiográfico, en la que cita los últimos versos de Antonio Machado encontrados en el bolsillo de su chaqueta tras su muerte: “Estos días azules y este sol de infancia.”

Esta tristeza que se asocia al fin del verano  me ha llevado irremediablemente a compararla con la realidad de lo que está sucediendo estos días en las altas esferas del (aún) poder socialista.  Para la “gran familia” socialista, la “Cosa Nostra” de Ferraz, se acaba una estación luminosa, una primavera y un verano que han durado casi ocho años y que les ha permitido echar cientos, que no miles, de semillas aquí y allá, para ver brotar en sus fructíferos árboles cargos, prebendas, chanchullos,  subvenciones, manipulaciones, contratas, subcontratas, recalificaciones, asesorías, concesiones, nombramientos y demás ventajas personales que, con la llegada del otoño y las próximas elecciones, van a desaparecer a golpe de hartazgo y sensatez del electorado.


Ni un brote verde, de aquellos anunciados hace tiempo por el innombrable, hemos visto a lo largo y ancho de la piel de toro en esta casi década, mientras que “ellos” han ido recogiendo cosecha tras cosecha, en doblones contantes y sonantes,  riéndose en nuestra cara y acumulando oro, que no grano,  para pasar no uno, sino varios inviernos al sol que mejor brilla, el de la amplia cobertura económica a costa de los demás.

En un alocada carrera al estilo de “tonto el último” se están produciendo estos días nombramientos irrisorios y adjudicaciones de contratas fuera de tiempo y de lugar, a fin de arañar lo que puedan antes de abandonar el Olimpo en el que se instalaron hace exactamente 2.775 días, un execrable (por profanado) 14 de Marzo de 2004 en el que, manipulando el peor atentado de la historia, actuando contra toda norma jurídica en la jornada de reflexión y engañando, al igual que hoy, al pobre e ignorante ciudadano medio, tomaron el poder de una España atontada y  adormecida por el bienestar creado por el anterior gobierno.

¿Cómo no van a existir indignados viendo esta bufa comedia interpretada por los mejores actores de la izquierda manipuladora y mentirosa?

Y no me refiero a los okupas, los perroflautas y demás especímenes que al amparo de la sociedad del bienestar protestan,  sin ningún tipo de conocimiento o reflexión,  contra los únicos que les pueden devolver los privilegios de los que han gozado hasta ahora, sin levantar la voz contra los verdaderos culpables de su situación, ni tampoco asumir su propia responsabilidad y decidir de una vez aportar algo a la sociedad en vez  de vivir del cuento.

No, me refiero a nosotros, a los normales ciudadanos trabajadores que no tenemos que acampar en la calle, ni llevar crestas o rastas, ni vestir cuero negro, ni orinar en la calle,  ni ocupar propiedades ajenas para sentirnos engañados, cuando no humillados, por el poder.

Con la nefasta gestión socialista hemos ido perdiendo toda protección y subvención que solamente un país económicamente fuerte puede ofrecer,  y a la misma velocidad se han ido enriqueciendo los cargos socialistas. Socialistas que, conocedores del nivel cultural del españolito de a pie, responsables del desaguisado en el que nos encontramos y estando aún oficialmente en el poder, ya lanzan sus dardos envenenados contra un futuro gobierno de derechas, como si hubieran sido ellos los descubridores de la velocidad de los neutrinos y ya estuviéramos en diciembre o en enero del año que viene, aguantando la presión de la calle, de las huelgas, de las infamias y de las manipulaciones que, sin lugar a dudas,  serán el pan nuestro de cada día a partir del 20 de Noviembre.

Fecha esta que para muchos de nosotros ha sido siempre un día de nostalgia, conmemoración  y recuerdo pero también  de sueños y esperanza de ver una España mejor, más grande, más justa, más libre y más sensata.

Sueño que, gane quien gane, no se cumplirá. Porque el mal seguirá presente, enquistado en una dictadura de partidos que,  por mucho que nos prometan ahora los candidatos de la oposición, seguirá siendo la misma estructura política que, como bien dijo aún siendo cardenal el actual Papa, otorga rango de verdad absoluta a una mayoría de votos ( Truth is not determined by a majority vote). Y aquí radica el error.  La verdad no puede ser determinada por el voto de una mayoría inculta y alelada y que encima siempre es minoritaria frente al resto de los ciudadanos, y, sobre todo, frente a la sensatez y los conocimientos de aquellos que por méritos y preparación deberían llevar las riendas del país.   

Pero nosotros seguiremos soñando y luchando, cada uno a su manera, por encontrar un sistema político realmente justo y apropiado para nuestra nación, y con ello para la Humanidad.  Como hicieron otros antes que nosotros. Y como harán, Dios nos oiga, los que hereden nuestro espíritu inconformista. 

7 comentarios:

  1. Su pesimismo está más que justificado, ya que vivimos bajo un sistema podrido, una herencia que ni siquiera hemos podido aceptar a beneficio de inventario y que ahora presenta multitud de deudas, entre ellas un perroflautismo que se prepara para tomar la calle, a las que habrá que hacer frente como buenamente se pueda.

    Su propuesta de aristocracia, gobierno de los mejores, debería emerger en estos momentos de crisis galopante a todos los niveles, pero nunca sucederá tal acontecimiento si ha de ser a través del sufragio universal.

    ResponderEliminar
  2. Ahí radica el problema: el maldito sufragio universal. El gran error de nuestra civilización, encima sin opción de desaparecer. A no ser que un cataclismo al estilo Sodoma y Gomorra limpie el estercolero en el que se ha convertido este planeta y empecemos desde cero.

    ResponderEliminar
  3. Será por eso de que en una parte del mundo es de noche cuando en otra es de día o en una verano cuando en la otra es invierno, pero esta caída de las hojas está siendo en otra parte el anticipo de una verde y florida primavera, lo cual están celebrando en la misma a leche viva.

    Sería bonito, divertido y cabe que hasta ameno e instructivo tener una webcam en Génova para ver cómo se empujan y zancandillean entre sí por aparecer en las listas y en determinado orden.

    Claro que yo les comprendo; la garantía de hacerse con un escaño es la seguridad de hacerse con un sueldazo que ni los de Nescafé.

    En fin, que así es el mundo: caída de las hojas e intento de chupar aún lo más posible en un lado mientras que, en el otro, se celebra la próxima primavera a hostias. En fin, ¡costumbres más raras hay por ahí!

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor que tienes es que ante un escrito tuyo, uno no puede nunca añadir ni una sola coma.

    Pero no me parece verosímil y demuestras cierto populismo al tratar de equidistar PP y PSOE en las perversiones del Sistema.
    El Partido Popular nunca ha retorcido el Poder Judicial, tal y como sí ha hecho el PSOE, siempre que ha gobernado.
    Aznar marcó una nueva linea, una nueva forma de hacer política cuando destituyó a su hermano como abogado del Estado, para no interferir en la imagen de honestidad y austeridad que Aznar pretendió dar a su Gobierno.
    El Partido Popular no ha tenido ni un solo expediente por financiación ilegal, ni uno solo. La desestimación de la causa sobre la trama política de Gürtel apenas ha tenido repercusión mediática y el asunto (y PRISA) ha conseguido dejar cierta imagen de Partido corrupto, a la altura del maestro de la corrupción, el PSOE. Pais de imbéciles y desmemoriados.

    ¡Claro que no son lo mismo el PP y el PSOE!


    Estas cosas no ocurren por casualidad, no es una variable humana, ni de Partido, es una variable ideológica. La izquierda lleva la corrupción impresa en su seña de identidad.
    ¿Pues no se hace ella garante de los anhelos del Pueblo, no se arrulla con el manto de los "derechos de los débiles" para diferenciar la Sociedad y crear una comunidad de buenos y malos, donde son los buenos los "aderechados" y los malos los "deheredados"?
    En el nombre del Pueblo, se puede hacer todo. Cuando uno se cree legítimo valuarte de las diferentes propiedades privadas que conforman la Nación, no hay derecho civil, ni principio ético que detenga la maquinaria clientelar y elitista que han sido siempre los Estados y Gobiernos socialistas.

    No así, los Gobiernos y Estados liberales, donde el nivel tecnocrático es impresentablemente superior al que se observa en los progresistas, donde la minimización del control del Estado y la identificación del individuo como sujeto de derecho se llevan impresos en la propia ideología y donde el ramalazo conservador de cualquier liberal español y el ramalazo liberal de cualquier conservador español garantizan un Gobierno austero, trasparente y eficaz.

    Desde luego, no esperes un cambio político estructural de calado, no será así... pero si vamos a ver otra forma de hacer política, vamos a ver a un Gobierno entregado al interés del ciudadano, aunque ése material interés, nos vaya a dar mas de un disgusto.

    Un excelente artículo. Impresionante tu capacidad de comunicación y tu excelente español. As always.

    ResponderEliminar
  5. Elísabeth11:31 a. m.

    ¿Optimismo, pesimismo, realismo?

    Como siempre, gran artículo, Ernesto. Y qué decir de la aportación de Willi. Un abrazo a los dos.

    Sin pretender dar lecciones a nadie, el optimismo te lleva a la actividad. El pesimismo al letargo. Y el realismo te indica el recto camino. Esta vida es muy corta y muy dura para ir dando tumbos. Ernesto, hay que ser realista y tú, como persona inteligente donde las haya, lo comprendes. Estamos en una situación de emergencia nacional.

    Be water, my friend! El arte de la guerra es el arte de la vida. Y el "arte" de la política es el "arte" de lo posible.

    España, nuestra amada, amadísima España, está hecha unos zorros. ¿Quién la desenzorrarizará?. ¿Hay alguien que la pueda desenzorrarizar del todo y ya?. La respuesta es obvia: no. Realismo.

    ¿Hay alguien que la pueda desenzorrariazar de la misma manera que se come un elefante, es decir, bocado a bocado? La respuesta tampoco es un misterio: el Partido Popular.

    No voy a entrar en las pruebas irrefutables que demuestran la valía de la gente del PP para sacarnos de este caos. Quien las quiera, porque duda, que se desnude de prejuicios y tire de hemeroteca.

    Voy a ser muy práctica. Le duela a quien le duela. HOY POR HOY, RAJOY.

    Y que conste que estoy dispuesta a discutirlo con otro Emilio Valerio de 2006 ; )

    ResponderEliminar
  6. un gran texto desde luego, que con elegancia nos abre a interrogantes sustantivos y que analiza con estilo e ironía. Mi humilde enhorabuena.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  7. Ánimo compañero, en España comienza a amanecer justo el día en que el Caudillo fue sepultado bajo la losa de granito que separó dos periodos de la Historia de España.

    Uno y otro se diferencian en el modo de tratar al país. Ambos han sido cortijos, pero uno de un dictador y otro de unos saqueadores con un resultado equidistante y equivalente, el de maltratar a la nación.

    Un saludo y un gran blog que agrego al mio para seguirlo, dejándote mi dirección por si quieres echarle un vistazo:

    http://cspeinado.blogspot.com

    Un saludazo.

    ResponderEliminar