lunes, 24 de septiembre de 2012

Els Quatre Gats (o de ilusión también se vive)


Con sumo gozo y máxima ilusión estoy asistiendo al “imparable” movimiento anti nacionalista que se está produciendo en las Redes Sociales. Imparable, eso sí,  en el limitadísimo ámbito que representan las dos grandes redes sociales del momento, es decir, Facebook y Twitter. Obvio a Tuenti por lógicas razones de edad. No fuera a ser que aparte de charnego y facha me llamaran pederasta.
Porque, queridos lectores, no nos llamemos a engaño. A estas alturas de la manipulación nacionalista, con más de 30 años de planificada estrategia desinformativa, de contra-educación,  de invenciones y tergiversaciones, de inculcación del odio a España en la mente abierta, limpia y noble de niños, jóvenes y enfermos de Alzheimer, poco podemos hacer.

¿Qué podemos esperar de cuatro grupos en Facebook, unos cuantos hashtags en Twitter y una serie de buenos artículos en blogs, diarios digitales y foros a los que solamente acuden los acólitos como nosotros?

La fuerza que nos podría ayudar, la  intelectualidad catalana, que existe, y  los líderes de opinión catalanes, que también existen, desistieron hace tiempo de su lucha contra el pensamiento único. 
Los más inconformistas, los más libres, ya cruzaron el Rubicón, en este caso el Ebro, dejando atrás su querida tierra por la persecución y la presión psicológica impuesta por el Gran Hermano catalanista. 
Los menos osados, los acomodados, entraron hace tiempo en un letargo inducido por el entorno y por su propia tibieza, limitándose a seguir viviendo, y en muchos casos cobrando,  sin oponerse al “mainstream” dictatorial. Se olvidaron de sus ideales, de su origen, y se refugiaron en su hogar, acurrucados ante su “llar de foc”, leyendo a Eugeni d’Ors o Josep Pla en la intimidad, al estilo de Aznar y sus íntimos momentos en catalán.
Quedan pues solamente los cuatro valientes, los que, contra viento y marea, mantienen alzada la bandera de la catalanidad no excluyente ni racista, la verdadera historia común con el resto de España y la estricta separación de intereses económicos, partidistas  y sectarios de la cultura, la convivencia y la riqueza idiomática. No hace falta que los nombre. Todos sabemos quién sigue luchando por una Catalunya española y con “seny”.

El problema es que son cuatro gatos. Y marcados con un parche de la Bandera de España más grande que cualquier estrella de David amarilla portada jamás por los judíos. Y la regla de tres sobre esa bandera rojigualda ya la aprenden en los Esplais y en el colegio: si eres español, eres facha, odias a Catalunya y te comes a los buenos niños catalanes crudos o “a l’ast”, dependiendo si la comilona cae entre semana o en Domingo, día especial en el que  la vorágine española se lleva a cabo acompañada de misa, toros, partidos del RCD Español o del Madrid y pasodobles amenazantes y aniquiladores de la Sagrada Sardana.



¿Pero, quién sabe, igual la virtualidad de las redes sociales nos da una sorpresa a todos, y el próximo 12 de Octubre la verdadera Catalunya alza de una santa vez su voz, sale a la calle y proclama a los cuatros vientos que “els catalans som espanyols”?

Como reza el título de este artículo, de ilusión también se vive.

Y de lucha. Seguid así amigos. A por ellos, que son pocos y manipuladores.


Apúntate. Estás a tiempo.




5 comentarios:

  1. Son manipuladores pero no son poco, por manipulados, por las razones que expones.
    Las mayorías son algo muy bonito... en Finlandia. O en donde la CULTURA, con mayúsculas, haya sido una prioridad durante décadas o siglos. En España las mayorías son de tele-basura, de política-basura, de dignidad ausente. Así que "¡ojalá!" a ese 12 de Octubre pero sería una sorpresa sorprendentemente sorpresiva :P

    Saludos Don Ernesto

    ResponderEliminar
  2. Las Redes Sociales no movilizan, pues lo llevan en su propio ADN, mientras estás delante del PC, no puedes estar en una mani; mientras no se descubra la "transmigración atómica", pedir el más mínimo esfuerzo, es pedir demasiado.
    Creerse que lo del 15-M y similares se debió exclusivamente a una movilización twitera es como creerse que los mensajes del 11-M (PÁSALO)se lanzaron de forma casual e independiente.

    A mi mismo me preocupa la foto del día después y el más que probable dominio de espacios vacíos y águilas "precon" (por culpa de unos y otros, en Cataluña solo se movilizan por España los fachas), eso sería un éxito nazionalista y un fracaso en toda regla, que nos llevará a portadas deshonrosas y propiciará titulares entorno a tus "4 gatos".

    Seremos "4 gatos", como siempre, no esperes más. Un apoyo decidido de C´s y PP cambiaría la situación pero si no lo hacen, por algo será, ellos manejan mejores datos estadísticos y saben mejor que nosotros de qué estamos hablando.

    Llevamos 30 años tratando de movilizar a la gente y lo mismo que la mayoría desconoce el manifiesto de los 2300, tampoco C´s consigue congregar a más de 200 personas el día del mayor desafío a España desde el 34.

    Aún así, no me quedaré en casa, asistiré el 12 a las 12... al primer águila que vea, daré media vuelta y me volveré para casa, no estoy por la labor de que unos u otros manipulen mi presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cifuentes8:42 p. m.

      Hay cosas que a todos nos hacen más o menos gracia, muy poca o ninguna, pero no creo que el presente momento sea para andarse con remilgos.

      Si los separatistas lo hicieran o hubieran hecho alguna vez, jamás habrían alcanzado a reunir en una manifestación a tantos como han conseguido. Y ya se sabe: Vicente va donde va la gente. Y Vicente va a donde más bulto hay.

      Y muy poco habría habido nunca si a los amigos les hubiera dado por preocuparse de si el de al lado llevaba las cuatro barras o una bandera "catalano"-cubana con un triángulo azul y una estrella blanca o si el de más allá la enarbolaba con el triángulo amarillo y la estrellita roja. Lo fundamental para ellos no es eso ni para andarse con tales distingos han salido nunca a la calle. Por supuesto, piensan acertadamente que ya se andarán con esas menudencias el día que no les tenga que preocupar lo fundamental.

      Yo hoy en día, preocupado por lo que entiendo fundamental y mínimo, no me iré de ningún sitio por un pollo o veinte en una bandera ni tampoco si la misma lleva el escudo del sistema con su coronita borbónica, porque no es este en absoluto momento para pararse en tales distingos. Si lo hago, le hago el juego a los otros.

      Ya me preocuparé de qué lleva quién en su bandera el día en que lo mínimo esté asegurado. Y, por supuesto, caiga sobre la cabeza que sea la vergüenza de que NO lo esté. El lujo de si quiero una España con "pollos", con coronitas o con hojas de perejil no es algo que me pueda permitir hoy en día. Con suerte, en el futuro...

      Eliminar
  3. Si a día de hoy ya te estigmatizan por no seguir la "musiqueta catalanista", imagínate qué puede pasar si alcanzan la quimera del Estat Català.
    Dices que un brazalete en el brazo, pero yo apostaría más por un código de barras tatuado en la frente.
    Muchos es Cataluña, a pesar de no creer en la deriva nazionalista, se mantienen al margen imitando la acción del Gobierno español... "Ba, son tonterías de políticos", "Yo no voto", "¡Si todos son iguales!"... y es esta desidia hacia la política el arma fundamental de aquellos que, las 24 horas del día, están bombardeando a la población con sus arengas independentistas.

    Durante unos días, voy a "actualizar" las impresiones sobre el tema de mis compañeros. Ya informaré de las respuestas, aunque no me espero ninguna variación notoria.

    Un saludo, Ernesto.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que la mayoria silenciosa que ama a España y a Cataluña diga algo el 12 de Octubre,un saludo desde New Zealand,Posdata, seria posible borrar ese comentario de un tal Anonimo.Pues es ofensivo en todo,

    ResponderEliminar